Saltar al contenido

Calzador de Calcetines

La forma más rápida y sencilla de ponerte los calcetines es comprando un calzador de calcetines. Ya sea por comodidad o por limitaciones, ponerse calcetines uno mismo ya no será una tarea imposible

Mejores calzadores de calcetines en oferta

Calzador de medias de compresión

Tipos de calzadores de calcetines

Los calzadores de calcetines son herramientas ideadas para que las personas con poca movilidad o con alguna discapacidad se puedan colocar los calcetines de forma fácil y rápida sin hacer ningún esfuerzo físico.

Por lo general están fabricados en materiales de silicona o plástico suave para no dañar la piel. Están compuestos por piezas anatómicas que se ajustan al talón y se deslizan con facilidad hasta la pierna.

Los tipos de los calzadores de calcetines varían de acuerdo a las necesidades del cliente. Pero, si te acercas a las tiendas especializadas es probable que veas modelos que se amoldan ergonómicamente a la forma del pie.

Muchas veces están cubiertos de una tela suave, pero a la vez flexible y con un poco de textura corrugada que hace de agarre para el calcetín. Los calzadores de calcetines tienen también un asa elástica con la que podrás llevar hacia ti el calzador.

Lo mejor es que puedes sentarte en cualquier sitio y usar el calzador de calcetines, tanto en tú cama, como en un sofá o en tú coche. Los calzadores de calcetines tienen un sistema tan sencillo que hasta tú mismo podrás hacerlo si te apetece o si lo necesitas.

Son prácticos los calzadores de calcetines

Con su buen diseño y flexibilidad prestan un servicio increíble a las personas que tienen poca movilidad. Sobre todo, aquellas que quieren tener independencia a la hora de realizar sus necesidades básicas como ponerse la ropa.

Ahora cualquier persona que tenga algún impedimento físico puede prescindir de una persona que le ayude a vestirse, gracias a los calzadores de calcetines. Podrá ser independiente y además disfrutar de los beneficios del calzador.

El calzador de calcetines es ideal para aquellas personas que tengan que llevar siempre zapatos cerrados y tengan dificultades para agacharse al colocarse las medias.

Son realmente prácticos, se pueden llevar de viaje por su tamaño y se pueden guardar en cualquier tipo de bolso.

Sin duda es una buena inversión si realmente es algo que necesitas. Además, es un producto que dura mucho, por lo que te aseguras haber hecho una buena compra.

Al ser de un diseño bastante abierto, tus pies estarán frescos mientras los calcetines se deslizan.

Ya sabes, más que practicidad es la calidad de vida que puede aportar a personas que no pueden llegar hasta sus pies con facilidad. O que su movilidad reducida les impide ponerse solos algo que a los demás nos parece tan simple, como son los calcetines.

Cómo funcionan los calzadores de calcetines

Los calzadores de calcetines se usan fácilmente, casi siempre miden menos de 30 centímetros, por lo tanto, el pie entra con mucha facilidad.

Lo primero que tenemos que hacer es ajustar la parte superior de la media o el calcetín en la plantilla del calzador. Luego introducimos el pie y dejamos que el calzador envuelva la planta y el talón. Por último, con el gancho elástico recogemos en dirección a nosotros para dejar que se deslice el calcetín alrededor del pie.

No hace falta ser un manitas para saber utilizar el calzador de calcetines de forma adecuada. Ya que muchas veces el diseño permite que con una sola mano lo puedas utilizar.

Estos dispositivos se pueden conseguir en diferentes tiendas online y son perfectos para personas con dificultades en la movilidad. Bien sea por la edad, o por algún accidente y hayas pasado por alguna operación, a veces una ayudita extra no viene mal. Otro uso muy práctico que suele tener es para mujeres embarazadas.

La situación no importa, porque su uso intuitivo aporta la sencillez que necesitas. Aunque sea un producto muy sencillo es capaz de resolver problemas de movilidad y es casi un asistente personal. Si hablamos de ponernos los calcetines.

Cómo hacer un calzador de calcetines casero

Si por razones de economía o cualquier otra situación no puedes comprar un calzador de calcetines. Puedes optar por hacer un calzador de calcetines casero con los siguientes materiales que son muy fáciles de conseguir:

Material

  • 2 perchas o ganchos de alambre para colgar ropa (si está recubierto mejor)
  • Cinta aislante con la que realizas trabajos de electricidad (esa es ideal por la resistencia)
  • 1 palo o vara de madera que mida aproximadamente 30 centímetros.

pasos para elaborar el calzador de calcetines casero:

Paso 1: Coge una de las perchas, y en la parte que parece un garfio trata de desenroscarla. Haciendo que el alambre se vuelva lo más recto posible. Después dobla cuatro veces uno de los extremos, a manera de zigzag. Debe quedar con la apariencia de los dedos de la mano.

Haz lo mismo con la segunda percha.

Paso 2: Unimos ambas perchas en los extremos que doblamos con ayuda de la cinta aislante.

Paso 3: Pegamos con la cinta el palo o vara para reforzar los extremos lisos y largos del alambre de la percha. Tiene que parecer una especie de brazo. Gracias a la elasticidad del alambre podremos acercar los extremos largos para introducir el calcetín que será enganchado en los “dedos metálicos”. Va a quedar redondeada la entrada del calcetín.

Ya con esto estamos listos y podemos introducir el pie. Tiramos hacia nosotros con la vara de metal y madera.

¿Por qué fabricar un calzador de calcetines casero?

Así de fácil, con pocos materiales y pasos conseguirás tener tú propio calzador de calcetines caseros.

Si tienes dudas con respecto a la elaboración del calzador de calcetines puedes echar un vistazo en YouTube.

Esta es una alternativa económica y que no necesita de mayores habilidades de ingeniería. También ahorrarás tiempo de espera. Puesto que conseguirlos en una tienda física a veces no es una tarea fácil. También puedes mirar los modelos que tenemos en la parte de arriba, ya que son los mejores calidad precio.

El calzador de calcetines está recomendado para que tu vida tenga un giro de 180 grados en cuanto a comodidad.

Las excusas ya no sirven en cuanto a la adquisición de un calzador de calcetines. Ya puedes tener el tuyo y además disfrutar de la libertad de ponerte los calcetines cuando lo prefieras.

Se acabó eso de sufrir intentando llegar hasta tus pies para ponerte los calcetines, prueba el calzador y siéntete libre.